jueves, 21 de febrero de 2008

LA ELEGANCIA DEL ERIZO


Ayer por la noche me terminé este precioso libro. Ya venía pensando que tenía que hacer una entrada porque desde el principio la cosa prometía. Y ha llegado el momento.

Los personajes son de esos que se te hacen entrañables al primer contacto, viajan contigo en el autobús, se sientan en el café y hasta te acompañan mientras haces bici en el gimnasio. Son divertidos. No los puedes dejar. Y piensas: "mira, como el filósofo kioskero de mi barrio".

El libro habla sobre arte, filosofía y sobre las distintas sensibilidades de ver el mundo o de pasearse por él. Es la historia de una portera de un edificio de gente "bien" de París que lee a Ockham y se extasía con las películas japonesas de Oku o con la pintura flamenca del XVII. ¿Y por qué no? ¿Quién dijo que ambas realidades fueran contradictorias? Porque la belleza, la capacidad de reflexión no son patrimonio de nadie y mucho menos de las "elites".

Es también la historia de una niña superdotada con tendencias suicidas. Lo uno lleva a lo otro, porque después de sus arduas reflexiones encuentra absurdo el hecho de que estemos aquí nadando en una pecera hasta que alguien decida "se acabó". En fin, que la niña en cuestión tiene una mirada incisiva sobre su madre socialista y rica, su hermana estudiante universitaria y pija redomada, y su padre político incapaz de ser sincero consigo mismo. Vamos, que la niña ya con 12 años vive el mundo como si estuviera de vuelta de todo; aunque claro, por otro lado, solo con 12 años es posible ver el mundo "como si estuvieras de vuelta de todo".

No os desvelaré la trama porque lo divertido es leerlo y enamorarse un poco de los personajes, tan franceses... Pero baste decir que al final todos nos imponemos disfraces y cuando somos capaces de enfrentarnos con nuestros propios miedos y mirarnos cara a cara se nos caen las máscaras a los pies y hasta nos damos la oportunidad de vivir... o de morir.

Al final no se vive por el movimiento perfecto, por la belleza de las cosas, por la sorpresa del momento, se vive, de verdad, cuando has sufrido, cuando has tenido una pérdida y has padecido el dolor, entonces aprendes con una claridad meridiana el "valor" de la VIDA. Se vive contra la muerte.

Eso sí, mientras nos paseamos nadando por esta pecera de dimensiones impredecibles - porque nunca sabes cuando te vas a dar contra el cristal - no me digáis que no es entretenido y delicioso leer a Tolstói o zamparse un helado de chocolate en un parque durante una tarde de verano.

Se puede estar de acuerdo o no con algunas de las reflexiones del libro sobre cuestiones metafísicas o artísticas, en realidad poco importa porque tampoco se trata de sentar una tesis doctoral sino de hablar de ello con la naturalidad que arroja el saber que tu opinión carece de importancia.

Me gusta este parrafito que os transcribiré ahora, no es significativo, pero me gusta, y me renconcilia con la manida frase que siempre ha chocado contra mi impaciencia: "Todo llega cuando tiene que llegar".

La elegancia del erizoMuriel Barbery Edit.
Seix Barral Biblioteca Formentar,2007
Pag. 114

"-¿Sabe?... todo llega cuando tiene que llegar. Esto puede sonar a proverbio popular, aunque sean también las palabras que el mariscal Kutuzov, en Guerra y paz, dirige al príncipe Andrés. Me hicieron, por la guerra y por la paz, tantos reproches… Pero todo llegó a su hora… Todo llega cuando tiene que llegar para quien sabe esperar…"

10 comentarios:

Palimp dijo...

He leído otras buenas críticas de este libro, así que queda apuntado.

Un abrazo de un nuevo lector.

Helena dijo...

Espero que te guste, palimp. Ya nos contarás.

Besos

Juanma dijo...

Precisamente, oí hablar de este libro en la cena que organizó Palimp hace un par de semanas. Me lo leeré. :-)

Helena dijo...

Si quieres te lo dejo, Juanma, por todos aquellos libros que tu me pasas y que tengo "en préstamo":-)

Juanma dijo...

¡Sí, porfi! ¡Muchas gracias! :-)

adam brown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Hola Helena,
Soy Mónica, antigua compañera de las exposiciones, ¿me recuerdas?
Ayer me encontré con Pablo en una inuguración del Patio Herreriano, me recordó su trabajo en una exposición de Benjamín Palencia y de repente, se hizo la luz,caí en la cuenta de que sois amigos! Le pregunté por tí y me dio esta dirección que me parece !estupenda! Qué bien volver a encontrarte. Me he acordado muchas veces de tí pero te tenía perdida por completo.
Seguiré tus consejos literarios y espero que podamos vernos pronto de nuevo.
Un beso enorme,
Mónica

Aguarelix dijo...

Helena, muy de acuerdo con el tema de que sólo se vive de verdad cuando has sufrido... Cuando algo no es un problema, muchas veces --demasiadas-- nos olvidamos de ella. La ausencia de algo parece pues garantizar el hecho de ser conscientes de su presencia (olé!)

Helena dijo...

Hola aguarelix, creo que el libro te gustaría. Es muy francés :-)

Y Mónica!!! qué fantástica sorpresa. ¿Cómo no me voy a acordar de tí? Me alegro de que visites la página y también de retomar el contacto. Yo también te había perdido la pista. Te dejo mi dirección para que podamos escribirnos más en petit comité: escoltamaca arroba gmail punto com

Hasta pronto!
Helena

eMi dijo...

Me encantaron tanto la novela como la película. Buscando una historia de erizos topé con tu interesante blog y me llamó la atención su título. Enhorabuena.